Archivos

LA SERPIENTE Y LA LUCIERNAGA

Cuenta la leyenda que una vez una serpiente empezó a perseguir a una luciérnaga.

Esta huía tan rápido como podía de la voraz predadora, pero la serpiente no desistía en su persecución.

Huyó un día y la serpiente la seguía, huyó durante dos días y aún la seguía…

Al tercer día, exhausta, la luciérnaga se detuvo e interpeló a la serpiente:
– “¿Puedo hacerte tres preguntas?”
“No acostumbro dar este beneficio a nadie pero como te voy a devorar, puedes preguntar”, contestó la serpiente.

– “¿Pertenezco a tu cadena alimenticia?” le preguntó la luciérnaga.

– “No” replicó la serpiente.

– “¿Te hice algún mal?” preguntó la luciérnaga.

– “No”, volvió a responder la serpiente.

– “Entonces, ¿Por qué quieres acabar conmigo?”, preguntó la luciérnaga.

– “¡Porque no soporto verte brillar¡”, respondio contundentemente la serpiente.

REFLEXIÓN

En un momento u otro de nuestras vidas nos encontramos en situaciones y/o con personas que nos hacen preguntarnos: ¿Qué es lo que pasa, no he hecho mal a nadie, ni nada en particular para Merecer esto?

Será a menudo porque no soportan que brilles como la luciérnaga.

Algunas veces será consecuencia de lo que hemos sembrado con nuestros comportamientos, y actitudes, en muchos casos solo la pura envidia, pero en ocasiones no habrá una explicación lógica o clara.

La vida es una dura aventura, la vida es un viaje donde cada día nos tocara luchar con diferentes serpientes, pero aun así debemos tomar partido, aceptar los desafíos ante serpientes que desean que no brillemos.

Nadie es inmune a los problemas, pero la vida es brillar aunque eso te convierte en el objetivo de las serpientes.

Asi que brilla, aunque ello te lleve a ser perseguido por serpientes…

Anuncios